Un puñado de salud

Un puñado de nueces, almendras, castañas, piñones, avellanas, entre otros frutos secos grasos reduce el riesgo cardiovascular. Su consumo, o mejor, un puñado de frutos secos regularmente ayuda además de proteger el corazón, a combatir el estrés, quitar el hambre, y en cima está considerado un potente antioxidante, es decir, previene el envejecimiento.

Y todo eso porque, aunque los frutos secos sean grasos, poseen un alto contenido de grasas poliinsaturadas, no contienen colesterol, son bajos en hidratos de carbono, ricos en aminoácidos esenciales y contienen proteínas. Pero eso no se acaba aquí: su consumo regular nos aporta calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio. También contienen fibra y vitaminas A, B, E y ácido fólico.

Es evidente que la cantidad es importante. Así que los médicos recomiendan, regularmente, sólo un puñado de frutos secos, además de una dieta equilibrada y actividad física para vivir más y mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *